Blog
Llamado a la acción: La financiación climática con perspectiva de género no debe dejar atrás a las mujeres líderes de pueblos indígenas, afrodescendientes y comunidades locales
LA INICIATIVA PARA LOS DERECHOS Y RECURSOS

La RRI hace un llamamiento a los donantes internacionales y a los gobiernos para que den prioridad a la financiación de las organizaciones de mujeres que han sido históricamente excluidas de los procesos de toma de decisiones y del diseño y aplicación de los programas e instrumentos financieros que les afectan.

07 .03. 2022  
7 minutos de lectura
COMPARTE

Este Llamamiento a la Acción fue actualizado por mujeres líderes de Asia, África y América Latina durante un taller celebrado en Bogotá, Colombia, los días 30 y 31 de agosto de 2022. Lea la versión actualizada aquí.

La histórica promesa de 1.700 millones de dólares realizada en la COP26 de la CMNUCC en Glasgow por gobiernos y donantes para apoyar a los Pueblos Indígenas y las comunidades locales es un paso en la dirección correcta, pero se necesita mucha más financiación. Es imperativo que la financiación del clima para la conservación global y la mitigación de la pérdida de biodiversidad llegue plenamente a las comunidades -y a las mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales- que realizan la mayor parte del trabajo de protección y restauración de nuestros paisajes.

Con motivo del 66º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW66), la integración de la perspectiva de género en las políticas y programas relacionados con el cambio climático y la reducción del riesgo medioambiental y de catástrofes está en el centro de atención. La financiación del cambio climático no debe ignorar la inestimable contribución de las mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de las comunidades locales a la hora de mitigar el cambio climático, preservar los conocimientos tradicionales, reforzar la justicia de género y apoyar los movimientos por los derechos humanos y de la tierra. A su vez, esta financiación también debe tratar de prevenir y mitigar los impactos negativos de las iniciativas climáticas en la vida de las mujeres y sus comunidades.

En 2016, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), una entidad intergubernamental, calculó en casi 10.000 millones de dólares los recursos asignados a organizaciones de la sociedad civil (OSC) que luchan por la justicia de género.

Sin embargo, solo el 8% de esos fondos llegó a las OSC que trabajan en países en desarrollo, y apenas una fracción fue a parar directamente a organizaciones de base que promueven los derechos de la mujer.

 

De hecho, entre 2010 y 2013 las organizaciones de mujeres Indígenas recibieron apenas el 0,7% de toda la financiación en materia de derechos humanos de la que hay constancia, a pesar de que ellas utilizan, gestionan y conservan territorios comunitarios que abarcan más del 50% de las tierras del planeta y dan sustento a casi 2.500 millones de personas. Cuando los recursos llegan a las organizaciones de mujeres Indígenas, suele ser a pequeña escala y a corto plazo.

Faltan estudios globales y regionales sobre el acceso de las mujeres a esta financiación. En el caso concreto de las organizaciones de mujeres Afrodescendientes y de comunidades locales del Sur Global, los datos son prácticamente inexistentes, lo cual revela la deplorable situación en que se encuentra la financiación en general de organizaciones de base de mujeres.

Las mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales son objeto de un amplio panorama de violaciones sistémicas de sus derechos humanos. Se trata de un fenómeno multifacético y complejo. Cada violación conduce a más, y unas y otras limitan su capacidad de autodeterminación y su control sobre los recursos naturales, todo ello influido por las estructuras patriarcales de poder y las múltiples formas de discriminación y marginación basadas en el género, la clase social, la raza, el origen étnico, las costumbres o el nivel socioeconómico.

¿Qué más pueden hacer las organizaciones de mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales? Y al unirse a la celebración del Día Internacional de la Mujer y a la campaña #BreakTheBias (rompa el prejuicio), ¿cómo pueden los gobiernos, donantes y aliados reconocer y apoyar las inestimables contribuciones de estas mujeres a sus comunidades y a la realización de los objetivos mundiales de desarrollo y clima?

 

La importancia cultural, económica y espiritual de la tierra, el territorio, el agua y los recursos naturales es parte esencial de lo que significa ser una mujer Indígena, Afrodescendiente o de una comunidad local. Las organizaciones de base de mujeres luchan por la igualdad y la no discriminación, la justicia medioambiental, la tenencia de la tierra y los bosques, y los derechos a los medios de subsistencia, todo ello necesario para mitigar el cambio climático a escala mundial.

Hacemos un llamamiento a los donantes internacionales y a los gobiernos para que den prioridad a la financiación de las organizaciones de mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de las comunidades locales -incluyendo sus programas de derechos humanos, de derechos sobre la tierra y de desarrollo- que han sido históricamente excluidas de los procesos de toma de decisiones y del diseño y la aplicación de los programas e instrumentos financieros que les afectan.

Para lograr el empoderamiento de la mujer en todo el mundo, los gobiernos y los donantes deben actuar en favor de la igualdad y la justicia de género a fin de romper el prejuicio (como propone la campaña #BreakTheBias) y poner urgentemente fondos a la disposición de organizaciones de mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales de los países del Sur Global, que históricamente han recibido poco apoyo y financiación.

En particular, solicitamos que se financien las siguientes iniciativas, en colaboración con organizaciones y emprendimientos económicos de mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales:

    • Aseguramiento de los derechos de tenencia de las mujeres sobre la tierra, los bosques y el agua, ayudando a mejorar o iniciar reformas y acciones políticas que tengan en cuenta la perspectiva de género y a coordinar plataformas de defensa de la seguridad alimentaria y los derechos a los recursos de las mujeres.
    • Mejoramiento de la formación y capacitación en liderazgo de las mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales, promoviendo el intercambio de conocimientos entre las mujeres Indígenas mayores y los jóvenes de las comunidades.
    • Establecimiento y aplicación de mecanismos de salvaguardia para empoderar a las mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de las comunidades locales y su derecho al consentimiento libre, previo e informado (CLPI), a la autodeterminación y al debido proceso, tal y como establece la legislación nacional e internacional.
    • Favorecimiento del empoderamiento y la autodeterminación de la mujer apoyando iniciativas y empresas dirigidas por mujeres y dedicadas a actividades de subsistencia.
    • Actividades de capacitación para que las mujeres conozcan y comprendan sus derechos y confíen en sus habilidades para negociar dentro y fuera de su comunidad.
    • Creación de espacios inclusivos para el diálogo y la planificación económica a nivel internacional, nacional y local, en los que las mujeres puedan analizar y denunciar estructuras de violencia de género y discriminación y proponer mecanismos de prevención.

Para garantizar que la financiación vaya directamente a las organizaciones de mujeres y a estas iniciativas, hacemos a los donantes y aliados las siguientes recomendaciones:

    • Priorizar la asignación de fondos específicos para las organizaciones de mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales y sus empresas de actividades de subsistencia, iniciativas económicas y aspiraciones en materia de derechos humanos y de tenencia.
    • Dedicar fondos al desarrollo de la capacidad organizativa de las mujeres y sus sistemas administrativos, como manera de llegar al futuro establecimiento de fórmulas para que obtengan recursos sostenibles.
    • Adaptar estrategias de financiación climática con perspectiva de género que utilicen un enfoque ascendente, y crear marcos de seguimiento para la adaptación, resiliencia y mitigación climáticas con información facilitada por las mujeres sobre sus experiencias de acceso a esos fondos y gestión de los mismos.
    • Entablar un diálogo directo con mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales para asegurarse de que ese enfoque ascendente tenga en cuenta su liderazgo, experiencia y visión.
    • Crear instancias de diálogo y colaboración continuos entre gobiernos, donantes, OSC, organizaciones de mujeres y grupos de base para la defensa de estas causas.
    • Priorizar reformas legislativas y políticas que tengan en cuenta las cuestiones de género, en consonancia, entre otras cosas, con la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés).
    • Abrir nuevas líneas de financiación para apoyar el papel de las mujeres como líderes de primera línea y defensoras de los derechos medioambientales y los derechos sobre la tierra y el agua, y garantizar que tanto la financiación como los mecanismos de atención de reclamaciones aseguren su protección y el desarrollo de sus capacidades a largo plazo.
    • Reconocer la diversidad étnica y cultural de las mujeres Indígenas, Afrodescendientes y de comunidades locales y respetar sus conocimientos y experiencias con raíces en su cultura. Apoyar el papel fundamental de las mujeres en sus comunidades como socias igualitarias en la lucha por la justicia climática.
    • Los donantes deben motivar a los gobiernos y a las agencias implementadoras para que garanticen la representación y protección de las mujeres en las reformas en curso, mediante la mejora del seguimiento y las evaluaciones de impacto y la canalización de fondos.

Lea el Llamamiento a la Acción en español, inglés, francés, portugués o bahasa indonesio. Para comentarios o preguntas, póngase en contacto con Omaira Bolaños.

Haga clic aquí para ver la lista de organizaciones que han respaldado este llamamiento a la acción. Compártalo con sus redes utilizando el conjunto de herramientas de las redes sociales.

 

¿Está interesado en recibir notificaciones sobre nuevas publicaciones en el blog? Suscríbase ahora al blog de La Tierra Escribe para recibir las nuevas publicaciones directamente en su bandeja de entrada.

Suscríbete
Para recibir las publicaciones directamente en tu bandeja de entrada.
Suscríbete ahora
Suscríbete a la lista de correo de RRI
Para recibir las publicaciones directamente en tu bandeja de entrada.
Suscríbete ahora
Suscríbete al resumen de justicia de genero
Para recibir las publicaciones directamente en tu bandeja de entrada.
Suscríbete ahora