A pesar del avance significativo por parte de muchos gobiernos en el reconocimiento del derecho a las tierras forestales de los Pueblos Indígenas y comunidades locales, una desalentadora realidad in situ continúa causando de preocupación: ha habido una desaceleración en el reconocimiento de los derechos de las comunidades a las tierras forestales en los países con bosques tropicales.

La disminución tanto en el ritmo de reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y de las comunidades locales a los bosques, como en la fortaleza de las reformas promulgadas desde el 2008, son conclusiones claves del nuevo informe de RRI titulado What Future for Reform?, el cual documenta los cambios en la tenencia forestal, desde el 2002, en casi el 90 por ciento de los bosques del mundo. Estas conclusiones son particularmente desalentadoras dado el creciente consenso de que la propiedad comunitaria es un factor clave para el éxito en la protección de los bosques de muchos países en vías de desarrollo. Esto también ocurre a pesar de las grandes expectativas de que los recientes compromisos e iniciativas internacionales, tales como la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y REDD+, catalizarían una nueva ola de reconocimiento y defensa de los derechos locales.

Sin embargo, al mirar hacia adelante en el 2014, estamos convencidos de que este “desaceleramiento” es solo una pausa en el camino hacia grandes cambios en el status quo, dirigidos por cientos de millones de Pueblos Indígenas y comunidades locales alrededor del mundo. A nivel mundial, los líderes e instituciones gubernamentales, al igual que los inversionistas y las compañías con intereses en la tierra y en otros recursos naturales, están bajo creciente presión para incluir y consultar estos grupos y reconocer sus reclamos sobre las tierras y los recursos de los cuales dependen y han cuidado por generaciones.

Para apoyar a este movimiento, RRI, la International Land Coalition y Oxfam (tres de las redes que trabajan con los derechos a los bosques y a las tierras más grandes del mundo) se han unido para hacer un llamado por la inclusión de los derechos a la tierra de las comunidades en la Agenda de Desarrollo Post 2015 de la ONU. Este llamado no es aislado: en el 2014 ya se ha visto un crecimiento en los movimientos localesy en los nuevos compromisos del sector privado de reconocimiento de los derechos de pueblos indígenas y comunidades locales a la tierra y otros recursos. Al mirar hacia adelante, el próximo Congreso Mundial de Parques, la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, y la Conferencia de Partes de CMNUCC (COP) sobre el Cambio Climático ofrecen amplia oportunidad de convencer a todos los actores (gobiernos, inversionistas, organizaciones internacionales de conservación y desarrollo) sobre los vastos beneficios que pueden abrir los derechos comunitarios seguros a la tierra.

Aprenda más sobre la labor de RRI en sus países prioritarios de enero – marzo 2014