En su calidad de coalición diversa de organizaciones de desarrollo dedicadas a la promoción de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales sobre la tierra y los recursos, la RRI ha propiciado la creación y la implementación de soluciones innovadoras para la seguridad de la tenencia de la tierra, con el fin de impulsar tres objetivos mundiales:

  1. Aumentar considerablemente la superficie forestal bajo propiedad y administración local;
  2. Evitar cualquier cambio de la legislación y normativa de los países que debilite los derechos consuetudinarios y estatutarios sobre la tierra de los pueblos indígenas y las comunidades locales y fomentar simultáneamente nuevas leyes que reafirmen los derechos consuetudinarios y estatutarios;
  3. Reducir drásticamente la pobreza en las superficies boscosas del mundo.

La RRI defiende como indicadores mundiales de progreso dos metas que se enmarcan en los Objetivos de Desarrollo Sostenible:

  1. Que para 2030 al menos un 50 % de la superficie forestal de los países de ingresos medios y bajos esté bajo la propiedad de los pueblos indígenas y las comunidades locales o haya sido designada para ellos;
  2. Que para 2030 los pueblos indígenas y las comunidades locales tengan el derecho reconocido de gestionar, conservar, usar y comerciar con productos y servicios forestales en el 100 % de la superficie que esté bajo su propiedad o haya sido designada para ellos.

Aqui puede leer cómo la RRI cuantifica el progreso realizado hacia el logro de estas metas.